Now Playing Tracks

Algo queda

Indecifrable, indecible y efímero, pero hay algo que queda en vos cuando te vas.

 Cómo hacer para engañar al tiempo y detenerlo en aquel momento colmado de imperfecciones compartidas y tan nuestras. Cómo hacer para saberme en tu memoria e imaginar que quizá me odies. Cómo hacer para pensarte sin idealizarte, cómo hacer para escribirte sin nombrarte, cómo hacer para borrarte sin anularte, cómo hacer para dejarte sin dejarme.

Hay algo en vos y tan tuyo en mí. Lo que no muta, lo que no estalla, lo estático. Queda, pero ¿donde?; cómo saber dónde queda lo que fuimos, cómo saber qué lugar ocupa o contra qué fantasmas lucha, cómo saber…

Desearía entender que ya no buscás más en mí, desearía poder estar segura de que mi recuerdo no te envenena el alma. Desearía ser ese eslabón, ese puente, esa motivación, ese empujón para que te animes a mirar más en vos. Fue tan fácil enamorarme de vos. Necesito llorarte y para mi a veces llorarte es soltarte, otras amarrarte un poco más, a veces escribir es como revivirte, otras veces escribir es tan solo libertarte. Como ahora que lo intento, como ahora que no miento, como ese día que necesite verte, sentirte, abrazarte y decirte que no iba a ser capaz de olvidarte, ya no.

Una lástima que olvidé decirte que una parte mía se fue con vos, no podría asegurarte si me la robaste, te la cedí o tan solo te la llevaste después de tanta lucha. Mi alma, mis ganas, mi paciencia, mi ternura, mi sexo, mi todo con la falta, mi amor imperfecto, mi entusiasmo, mi perseverancia.

Hoy es sólo mi abismo

No puedo explicarlo pero creo que no alcanza. Creo que lo real ejerce un peso tan avasallante que no colma. Parece que hubiera algo que debería encajar, coincidir, pero sabés que es imposible.

Es sentir pero a la vez el abismo, la imposibilidad, el saber que hubo tanto y ahora el hueco puede mas, es algo insostenible, es aquello que las palabras no pueden describir, ni decir, ni mucho menos calmar.

Cuando me encierro en mi abismo, no me busques, no me llames, no me hables, no me toques, no me expliques…

Es una sensación como de perdida infinita, como de un letargo pesado y un hastío que sabe amargo, eterno e infranqueable.

Me quedaba a esperarme en vos, me quedaba porque no pensaba en poder, en saltar, en dejar de caminar, no pensaba en nada.

Me recorre una lágrima la mejilla, se me anuda la garganta y comienzan a templar mis manos.

De la nada, porque sí, de repente, como un alud, un meteorito, un huracán, una tormenta, un accidente, como algo de improvisto, así es esta angustia que siento.

Estoy tan triste que no puedo sostener mis ganas ni siquiera de respirar, no puedo sentir que mover un músculo valga el intento-

Es como un pesar que se acumula sobre mis hombros, que poco a poco va tomando cada parte de mi cuerpo, de mis entrañas hasta captar cada pedazo de mi mente, nada rincón de mi memoria, cada trozo de alegría, me va cubriendo, atrapando, hundiendo…cada día de otro intento, cada hora de fracasos, de castigos, de malas decisiones, de soportar más lo ajeno que lo propio, cada mes de esperanzas destrozadas, cada hora de falsas alegrías.

Siento que hace eternos meses me convertí en este ser que detesto, en esta persona gris, casi sin sentimientos, vacía, apática, triste, opaca…siento que ahora me acostumbro a verme en el espejo como aquella que siempre intenté no ser.

Y no puedo verte así porque como en un reflejo me miro, te miro y lo miro a él y sueño con pesadillas que se hacen realidad y me destrozo cada día un poco más.

Me tiraría eternamente a dormir, a esperarme, a desgastarme, a terminar de arruinarme, hasta asfixiarme, hasta que no quede una porción de oxigeno disponible que prolongue este infierno, este hastío, este sinsentido…

To Tumblr, Love Pixel Union