Now Playing Tracks

"…Que me quieras"
fue lo último que te escuché decir
casi como un susurro
era el final de una oración
quizás habías dicho “quería o quiero que me quieras”
no sé, solamente escuché el final
cuando te ibas del bar
mientras sonaba una canción de Eagles
pero no me preguntes cuál.

Es verdad no pude quererte como querías
no pude darte ni un cuarto de lo que te merecías,
hiciste bien en irte,
tenías razón
yo no sabía lo que quería
y tampoco sabía quererte a vos.

Deberías ser un gusto de helado (via deberiasserungustodehelado)
A veces siento que he sentido todo lo que voy a sentir jamás y de aquí en adelante no voy a sentir nada nuevo, sólo versiones más pequeñas de lo que he sentido…
Her (film)

Me preguntaste por qué tenía esa mirada gris, vacía e indiferente

Me preguntaste por un nuevo comienzo, por el entusiasmo o las ganas

Me preguntaste qué había hecho de mi vida en los últimos meses

Me preguntaste cómo podías ayudarme a salir

Me preguntaste hacía cuánto que no encontraba modo de conjugar verbos en presente

Me preguntaste hacía cuánto no podía disfrutar de estar viva

También me preguntaste hacía cuánto mis ganas de morir le habían ganado a las de vivir

Tanto me preguntaste y no tuve ni siquiera una respuesta para darte.

No puedo pedirte perdón por sentirme así, no puedo pedirme perdón por lastimarme así…sigo tan triste, mi tristeza es tan profunda y hoy se siente eterna, no te das una idea lo que pesa…

Voy a tratar porque tengo ganas

Su forma de mirar es única. Simplemente siempre supo cómo intensificar su mirada para trasmitirme su amor, su ternura y sus ganas.

Tiene una timidez que te envuelve, siempre una excusa para hablarme, mirarme, tocarme o para que nos quedemos después de hora. Lo supe siempre, desde el minuto cero, lo supe. Pasa que él lo supo mucho después, pensó que su mirada era otra de las tantas que se posaban sobre mí con insignificancia.

Lo pensaba más de lo que quería, más de lo que lo conocía y creía imaginar. Pero en esos momentos, mi amor estaba en otro lado, con él. Con una de las personas que más amé, sabés. No fue fácil quedarme con su mirada después de todo, no fue simple después de mis errores, elegirlo.

Tres años me esperó. Y esos tres años lo pensé, lo imaginé, lo soñé y no pude contener pensamientos que incluyeran el “qué hubiera pasado si…”  

Cuando me preguntaste si estaba segura, si en verdad te amaba, te contesté que sí, porque eso creí sentir. Hoy puedo saber que te amaba, pero no lo suficiente. Y vos hasta ese último día con esos ojos que no podían contener tus lágrimas, me mirabas tan así, tan desconsoladamente, tan triste que supe otra vez que, todo aquello que a mi me faltaba para amarte, estaba en tu mirada.

Me fui y no me arrepiento. Te amé hasta donde pude.

Hacé silencio. Estás vos, está él, somos tres. Las palabras no se escuchan, es un ruido levemente soportable pero fácil de distinguir. Hay llantos y risas, hay una oscuridad terriblemente compartida.

Estás sola, pero cuánto ruido a tu alrededor, se te acercan, uno, dos, decís una mentira más, pasa, disimulás pero a tus ojos les cuesta más. No te mientas. Sos un manojo de intentos, un ser sin aliento, un desgano hecho a medida y una esperanza pisoteada. Sos una sombra, un pedazo, un retazo, un resto. Sos lo que eras cuando te dejaron ser menos de lo que quisiste pero más de lo que pudiste. Tus intentos nocturnos, tus fallas, tus escasos momentos de sonrisas no fingidas. Las caricias pensadas en otro cuerpo, las manos imaginadas en otro momento, las palabras plagadas de ausencia.

Vos, vos y vos, y nadie más que vos, no hay culpas, lo que esperaste nadie te lo pidió, lo que diste y lo que dolió, te toca a vos. 

We make Tumblr themes